sábado, 20 de mayo de 2017

El huerto Urbano

Semillas, agua, tierra, temperatura, espacio, Rayos!


     Hoy mientas hablaba con un compañero agrourbano, me di cuenta que lejos quedaron aquellos días en que pensaba que sembrar y cosechar algo en casa era algo imposible; ahora día a día mi rutina comienza con dos horas de regar y consentir a mis plantas, ver que no tengan bichos, aportar nutrientes y claro cosechar!.
     
    Este día  dedico estas lineas a los que están indecisos de comenzar, por las razones que sean, para que se lo piensen un minuto y comiencen de una vez, anímense, siembren una planta de tomate, ají, pimentón o cebollino, no importa una vez que comiencen ya verán que pronto van a querer tener más. 

tomate cherry salvaje       Debo ser muy honesta, ya hace más de 4 años que tengo mi maceto huerto, al principio fue más una mezcla de sorpresa y curiosidad que dio paso a la alegría,  pues mi primera planta me la regalo un pajarito, si, yo tenia unas macetas abandonadas en el techo de mi casa, tenían tierra pero ninguna planta, ya había hecho un intento, comencé buscando información y claro que encontré, termine pensando: 
"Semillas, agua, tierra, temperatura, espacio, Rayos!", pero después de una lluvia, ahí estaba, una planta que yo no tenia idea que era, podía haber sido una "mala hierba", pero me gano la curiosidad así que  comencé a regar y a cuidar, a la pequeña desconocida, mi sorpresa, era de una variedad salvaje de tomate cherry, que aquí le decimos balita.
Cariaca papaya  Hoy estoy feliz, nuevamente mis emplumados vecinos me regalan otra planta, una de papaya (lechosa), he de reconocer que no siembro en el patio de casa porque hay mucha sombra hay arboles grandes de mango y de anón que no permiten que haya mucha luz solar. Ya me había dado por vencida con la papaya, yo compre semillas certificadas, hice un semillero, luego unas plántulas las sembré en macetas y otras en el suelo  y no logre que ni una me diera frutos, al poco tiempo murieron, ya me habían explicado que era un tema de luz solar y espacio, y que por eso no se  lograron mis plantas; por eso hoy le comentaba a mi amigo, "los pajaritos son mejores agricultores que yo", ya pronto comeré lechosa y francamente no me importa la variedad, lo cierto es que gracias le doy a las aves que frecuentan mi patio y al eterno verano tropical de mi terruño. 
Me despido con una frase  que me gusta mucho, de Masanobu Fukuoka: "La alimentación y la agricultura son el frente y la espalda de un mismo cuerpo". Así que animate a comer al menos algo de tu huerto.


Saludos desde Isla Margarita. Nos leemos en la red.